Casos clínicos

Con las nuevos materiales y tecnologías las fundas o coronas sin metal es prácticamente imposible distinguirlas de un diente natural. Tienen una resistencia a la fractura muy alta y no cambian de color con el tiempo. La estética que se logra es muy buena ya que conseguimos el aspecto de un diente natural.